Category: Jacinta Kaiser

Reflexiones en un viaje

Después de 4 meses de travesía, yendo, viniendo, rearmando, soltando, dejando, aprendiendo, gozando, etc…, me he encontrado de frente con algo que siempre está conmigo y me acompaña día y noche.

Compañera fiel de toda aventura, quién me cuida, me aconseja, me reta, me acompaña y me enseña. Me ha mostrado mis limites, mis gustos y mis disgustos. Me acoge, me echa, me levanta y me hace dormir. Me ha mostrado mis apuros, mis errores y mis infinitas cosas buenas. Me ha presentado a la mejor gente del planeta que me han acogido y tratado como a una reina. Me ha mostrado que el camino es casi como un sueño limpio y claro el cual eliges recorrer de la manera que quieras y como quieras. De tener confianza en la vida y disfrutar el tiempo necesario para desenredar viejas arterias hechas nudos que privan de la calma interior y volver a sentir los cambios de flujo, libertad y creación nativos de mi ser, de saber que el mundo es infinito y todas las puertas están abiertas.

Esta compañera me enseñó la importancia de habitar mi cuerpo, de nutrirlo y conocerlo, de calzar en él cómo un traje a la medida.

Aquella valentía tan grande de la cual se habla, aquella valentía inmensa que hay que tener para llegar a una tierra desconocida completamente sola, no es tan grande ni tan valiente, es un salto, solo un salto mortal a una piscina de verano.

Pero entrar a tu tierra a escarbar, entender, sembrar y lidiar con conciencia y decisión a actos automáticos traídos del viejo mundo, esa si que es cueca.

Me quedan aún 3 meses más de camino por Norte América y anda a saber tú cuántos más por vivir y seguir con esta senda infinita llena de altos y bajos que ha quien necesitaré antes que cualquier cosa, será otra vez a quien habita dentro mío.

Estoy sentada en un balcón en L.A. California.

Estoy sentada en un balcón en L.A. California, llevo 2 días en esta inmensa ciudad.

Tengo una vista increíble a un gran parque, con canchas de básquet, tumblr_m8x0aaVglC1r4q6mfo1_1280juegos y un lago lleno de todo tipo de pájaros. Pasan unos policías a caballo con unos paco/gorros de vaquero poniendo orden a la cantidad de chiflados, malandras y latinos que divulgan por aquí. A mi izquierda veo las altas torres del Down Town y a mi derecha las filudas puntas góticas de una catedral, en la cual al parecer hacen conciertos de órgano seguidamente. Al frente, cruzando el parque veo sin fin una ciudad plana y gigante repleta de miles y miles de palmeras flacas con una especie de fuego artificial en la punta.

He comido de la really mexican food, tomado root beers y limonadas 0% lemon juice.

Esta noche vamos a ir a una fiesta, no sé bien de que se trata, mi amiga (quien pone música allá hoy) lleva trabajando varias horas confeccionando un traje blanco con unos estampados de tribales tipo hot wheels a los costados… al parecer la onda vendría siendo un techno-reggeton-dragqueen; en fin, ya veremos…

Por todo esto y cada día más, es que estoy aquí, sin calendarios, ni horarios agendados. Vengo desde lejos a buscar una nueva inspiración, a calmar ese ardor por el excentricismo y las pasiones, a provocar que la obra ( sea cual sea ) fluya naturalmente, a desestancar las aguas de una vida plana, las turbulencias que el alma de un artista debe remover con todas las ganas del mundo.